«Para mejorar las newsletters, ofrece contenidos que les solucionen problemas a tus usuarios, que les estimulen intelectualmente, que les emocionen, inspiren, les enseñen algo útil y les atraigan. ¡Sé empático!».


En tiempos de desafío como el que estamos viviendo, los contenidos de comunicación cobran una importancia esencial en la estrategia de marketing. No olvidemos que los contenidos son comunicación y que las herramientas son solo el medio, un canal que puede jugar a nuestro favor o no dependiendo de cómo lo utilicemos. Como dice uno de mis marketinianos de cabecera, «No importa cuánta tecnología le dediques a una estrategia de contenido, el contenido es creado, administrado, evaluado, optimizado y medido por las personas«.



Ahora es cuando se torna fundamental que el enfoque de nuestra comunicación sea coherente y transmita confianza a los usuarios. Se hace imprescindible utilizar las herramientas de tal manera que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos. Y una de las mejores herramientas de marketing de contenidos es el envío de boletines informativos. Ahora bien, para que sean eficaces, conviene reflexionar qué podemos mantener y qué debemos repensar de nuestra manera actual de realizar estos envíos. Aquí tienes 7 estrategias que pueden ayudarte a mejorar las newsletters de tu empresa este 2021 (y en el artículo de abajo tienes 15 más).


7 estrategias para mejorar tus newsletters




1. Adapta la estrategia a los cambios


La estrategia de contenidos de cualquier empresa debería ser lo suficientemente flexible como para poder adaptarse a los cambios. Y en el último año ¡han cambiado muchas cosas! Esto implica supervisar y modificar todo aquello que pueda alinearnos mejor con las expectativas y valores de nuestros clientes y prospects. Si no analizamos en qué fallamos al comunicar, no podremos mejorar la comunicación. Parece de Perogrullo, pero dedicamos poco tiempo al análisis. Y analizar significa hacerse las preguntas correctas y analizar las estadísticas de los envíos. De esta primera estrategia se desprenden todas las demás.

2. Conecta con los usuarios como son ahora


La capacidad para comprender y conectar con los intereses, necesidades, valores y emociones de nuestro target es la clave del éxito de una estrategia de contenidos. El COVID-19 ha cambiado estas necesidades, prioridades, valores y emociones. Pensemos cómo conectar ahora con estos nuevos usuarios. Examinemos cuáles son sus actitudes, sus deseos y prioridades.

¿Nuestra comunicación debería ser menos directa y agresiva? ¿La conciencia sobre el cambio climático debería hacernos enfatizar el modelo de producción sostenible de nuestra empresa? ¿Deberíamos poner en valor nuestro servicio de atención al cliente? ¿Utilizar el humor puede ser un buen recurso que les vincule a nuestra marca en estos tiempos de desanimo que según algunos analistas son la antesala a unos nuevos felices años 20? ¿Tenemos bien segmentada la audiencia para que el tono que vamos a utilizar produzca el efecto deseado? ¿Tu empresa antepone la urgencia de enviar «la newsletter” a indagar primero lo que tu target quiere saber o necesita para mejorar las newsletters?

3. Menos AI y más comunicación relevante


Las nuevas tecnologías de Inteligencia Artificial (AI) y las herramientas de automatización del correo electrónico son complicadas de entender y de configurar. No es el momento de dificultar los flujos de trabajo. Es el momento de optimizar los recursos que funcionan. Céntrate en lo que es importante para tus usuarios: qué comunicas y cómo lo comunicas. En otras palabras, céntrate en lo relevante y en hacerlo relevante para ellos.

4. Humaniza la comunicación


Cuando le hablamos a un usuario directamente, percibe que nos preocupamos por él. Conseguir establecer este vínculo entre empresa-usuario se traduce en aperturas, clics y conversiones. Piensa cómo puedes ofrecer esta experiencia personalizada a los suscriptores para que, además, abran la próxima que reciban con los brazos abiertos. Ofrece contenidos que les solucionen problemas, que les estimulen intelectualmente, que les emocionen, inspiren, les enseñen algo útil y les atraigan. ¡Sé empático!

5. Envía contenido significativo, no les hagas perder el tiempo


El contenido que nos vende productos y servicios de manera genérica, despersonalizada y sin alma nos deja fríos. Explícales a tus clientes y posibles clientes cómo estos productos o servicios les van a facilitar o a mejorar la vida. Y hazlo con mensajes claros para no hacerles perder el tiempo (desde que empezó la pandemia y las empresas se están poniendo las pilas con el marketing digital, todos estamos recibiendo más correos electrónicos) .


6. Cuida el diseño, también es comunicación


El diseño también es comunicación. Las newsletters bien estructuradas y limpias que dejan respirar el texto y las imágenes son mucho más agradables de leer y no distraen la atención. Recuerda que un boletín informativo no es una biblia: el texto debe ser el justo (aunque bien trabajado) y las imágenes deben ayudar a transmitir lo que queremos comunicar.

7. Incluye tus redes sociales


No cuesta nada incluir al final de la newsletter los botones de nuestras redes sociales. La mayoría de los usuarios clican en ellos (somos curiosos por naturaleza). Es una manera de aumentar nuestra audiencia y el engagement, y de que compartan el envío en sus redes.

About The Author

Susana Lladó - Lladó Comunicación

Licenciada en Filosofía y máster en Publicidad y Marketing. Me dedico, como "freelance", a llevar la comunicación y el marketing digital de empresas.

Artículos que podrían interesarte

Estudio: la dirección de la mirada en los anuncios cambia la respuesta del usuario
Caso de éxito de SEO_35000 visitas mensuales_Lladó Comunicación
Diseña inspirándote en el Color del Año 2021 de Pantone